Para qué sirve

Antes de tratar directamente para qué sirve el tomillo, es importante conocer sus características básicas. Se trata de un arbusto que alcanza los 50 cm y que es perfectamente cultivable como planta de interior. Se le han atribuido a lo largo de la historia numerosos usos, que van desde su presencia en rituales de embalsamamiento en el antiguo Egipto, pasando por la aromatización del hogar a lo largo y ancho del Imperio Romano, hasta ser utilizada en nuestros días como condimento para carnes y sopas, o como medicina natural para tratar problemas digestivos o enfermedades respiratorias.

El tomillo tiene un aroma muy característico, por lo que sus ramas florecidas o simplemente frescas son utilizadas para aromatizar ambientes, o aprovechadas para la fabricación de aceites en aromaterapia. También otorga un sabor especial, que se aplica bastante en la gastronomía mediterránea y caribeña.

hojas secas del tomillo para su uso en infusiones

Suele prepararse en infusiones para aliviar malestares estomacales, ya que posee propiedades carminativas que aplacan los gases y aerofagias en el estómago. También actúa como antiinflamatorio, aliviando la mucosa gástrica. Esta misma acción puede aprovecharse en baños para los pies luego de un día cansador.

Se sabe también que funciona como antiséptico, por lo que es bueno aplicar algodones empapados en este tipo de infusiones sobre las heridas o colocar cataplasmas en la zona afectada.

Por su acción mucolítica y expectorante, es muy utilizada para aliviar estados gripales, catarros u otro tipo de achaques del sistema respiratorio. Su efecto antiséptico ayuda a eliminar los virus y bacterias que provocan este tipo de enfermedades.

Los expertos recomiendan no abusar del consumo de esta planta, ya que la presencia de timol en ella puede provocar intoxicación en el sistema digestivo, o promover el hipertiroidismo. Tampoco debe ser usado nunca en casos de embarazo o afecciones cardíacas.